< Atrás

Inversión inmobiliaria: ¿vender o arrendar?

9 mayo, 2019 por admin

Inversion inmobiliaria vender o arrendar

El mundo de las inversiones inmobiliarias, es sumamente amplio y te permite generar diferentes formas de monetización. Entre los distintos tipos de bienes raíces encontramos: viviendas, locales comerciales, bodegas, terrenos urbanos, lotes rurales, entre otros. Si ya has adquirido un inmueble, o estás pensando invertir en el sector inmobiliario, surge la pregunta: ¿Qué es mejor vender o arrendar?

Mis clientes siempre me hacen la misma pregunta y yo les respondo, que depende de muchos factores como: valorización del inmueble a futuro, si es el momento correcto para vender, si se desea liquidar la inversión y con la ganancia realizar más inversiones o por el contrario arrendar y tener un ingreso continuo, todo va a depender de la necesidades e intereses personales del inversionista.

A continuación te presentamos los pro y contras de vender o arrendar:

Arrendar el inmueble

Arrendar la propiedad es una de las maneras más comunes para obtener ganancias, puesto que es sencillo, fácil y no requiere mayor esfuerzo, de esta manera mensualmente podrás recibir una renta. Este tipo de ingreso se conoce como ingreso pasivo, lo cual hace referencia a un tipo de ingreso que no requieren tu presencia física o actuación directa para que se produzca.

Cuando colocas el bien en arriendo, debes tener en cuenta algunas consideraciones, como son:

Mantenimiento del inmueble: esto implica tener que cubrir algunos gastos imprevistos, como filtraciones, deterioro en los acabados, entre otros. Para ello te recomiendo un seguro de daños, una empresa de mantenimiento o una persona de tu confianza que pueda asumir esta responsabilidad a quien llamen cuando ocurra algo.

Incumplimiento del pago: En este punto puedes tener contratado un seguro de arriendo, revisar previamente la solvencia del arrendatario o exigiendo algunas garantías adicionales como un fiador con propiedad raíz que firme el contrato junto al inquilino.

Tomando en cuenta las consideraciones antes mencionadas, una opción bastante viable es dejar este trabajo a profesionales del sector. Existen muchas inmobiliarias que se dedican administrar tu bien y sin mayores complicaciones recibirás tu renta mensualmente.

En este tipo de modelo, la rentabilidad se obtiene inicialmente vía renta y también se considera la rentabilidad vía valorización que se da gracias a que en un horizonte de tiempo pasados 5 o 10 años este inversionista podría estar interesado en vender y tendría una valorización o utilidad muy interesante por la diferencia del valor en el que compró inicialmente y el valor al cual vende después. Las rentabilidades que normalmente se puede obtener bajo este modelo están entre el 11% y 13% anual.

Vender el inmueble

Vender la propiedad después de un tiempo, es otra manera de monetizar el inmueble, pues se traduce en ganancias directas sobre el capital invertido, y además tendrías liquidez financiera para volver a invertir inmediatamente. Esta valoración puede producirse de varias maneras:

Por el paso del tiempo: Independientemente si se invierte en un proyecto inmobiliario o un inmueble usado, cada año que pasa, la propiedad adquiere un mayor valor.

Realizando remodelaciones: en este punto no necesitas esperar tanto tiempo, puedes hacer algunas mejoras y remodelaciones básicas que seguramente le darán un valor agregado e incrementará el valor final del inmueble.

En mi caso particular cuando se trata de proyectos inmobiliarios, si es posible prefiero vender antes de escriturar el inmueble y realizar nuevas inversiones, a esto se le llama cesión de derechos. En este sentido, puedes considerar comprar sobre planos y hacer cesión de derechos.

De no ser posible la cesión de derechos, se termina de pagar la cuota inicial y se recurre a préstamos hipotecarios para pagar la cuota final o a recursos propios. Posteriormente, se procede a vender lo más pronto posible el inmueble y a identificar rápidamente nuevas oportunidades de inversión en el mercado para reinvertir el capital. Las rentabilidades que ofrece este modelo de inversión están entre el 18% y el 35% normalmente dependiendo del proyecto y del momento en que se realice la venta.

En cualquiera de los dos casos, son importantes las negociaciones del precio del inmueble a la hora de comprar y vender, si logras comprar a un buen precio incluso más bajo del precio promedio del mercado y a la hora de vender lo haces por un precio un poco mayor, habrás hecho el negocio redondo.

No olvides que para vender una propiedad te esperan muchos trámites administrativos y legales propios del proceso de venta, por ello es importante buscar la asesoría de un experto calificado y profesional que te oriente en todo momento.

Concluyendo

Finalmente, ¿Qué es mejor para ti, vender o arrendar?, ambas formas de inversión en propiedad raíz pueden tener sus pros y contras, por ello debes poner en una balanza que te conviene más de acuerdo a tu situación actual y planes a futuro.

Tomar la decisión entre vender o arrendar va a depender de tus necesidades y de qué te motivó a adquirir el inmueble, si quieres liquidar tu inversión y obtener una ganancia en un corto plazo, para volver a invertir te recomiendo vender. Si por lo contrario, deseas tener un ingreso constante todos los meses que te sirva como una fuente de ingreso y no necesitas pagar algo de inmediato, arrendar puede ser una excelente opción para ti.

Si requieres una asesoría personalizada, deja tu comentario o pregunta y con gusto te atenderé.

Comparte este contenido

Aún no se han publicado comentarios

Déjanos tu comentario: